En esta época en la que la economía familiar se resiente por la crisis actual, nos hemos de plantear si queremos educar a nuestros hijos en una burbuja aislados de todo o de algún modo que a ellos también les repercuta para que aprendan a vivir en la realidad.

Tolerar las frustraciones cotidianas es un buen aprendizaje para su vida futura, si los mayores hemos de apretarnos el cinturón y dejar de “consumir” algunos caprichos (ir a restaurantes, comprar nuevas tecnologías, artículos de vestir…) ¿Deberían nuestros hijos privarse también de alguno de sus caprichos?

Algunos seguro que pensaran que no es bueno que los niños se traumaticen, pero ningún niño se traumatiza por dejar de comer las “chuches” a las que esta acostumbrado, por que se le reduzca la paga o porque en lugar de tener muchos regalos tenga alguno menos pero más elegido. Esta es una forma pedagógica de que aprendan a valorar lo que tienen y se hayan de esforzar para conseguirlo.

También podemos ayudarles a escribir su carta a los Reyes Magos o Papá Noel dejando lugar a la sorpresa. Sustituir las largas cartas de los niños por cartas emotivas en la que los niños pidan a su majestades ilusión, sorpresas y ayuda para los niños que lo necesitan enseñándoles a pensar más en los demás que en ellos mismos. Seguro que valorarán más el regalo sorpresa que lo que ya saben que les van a regalar.

La crisis nos puede ayudar a educarlos mejor, evitar los excesos, evita niños mimados

http://www.parasaber.com/familia/educar-ninos/comportamiento/articulo/educar-nino-ninos-crisis-economia-familiar-mimados-caprichos-les-afecta/15371/